En Barranquilla me quedo: Carnaval 2016

El Carnaval de Barranquilla

Carnaval: 30 personas, 22 nacionalidades, 1 casa, 5 días. Eso en su máximo auge; unos días había más, otros menos pero el factor diversión y las buenas conversaciones siempre estuvieron presentes. Gente venida de todas partes del mundo para celebrar uno de los mejores carnavales del mundo: el de Barranquilla. Gracias a la generosidad y apertura de una excelente familia colombiana de couchsurfing, el intercambio cultural se vivió de forma intensa en la calle 8 del municipio Puerto Colombia.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Confusiones culturales, aportaciones sabias de viajes de otros mundos y risas, muchas risas. Ay, ¡cuánto deben saber las paredes de esta linda casa desde donde se siente la fresca brisa del mar!

No sé cómo lo hacíamos todas las noches pero en cuanto llegábamos de fiesta se formaba el campamento militar. Cojines por aquí, sacos de dormir por allá, un pie alemán por aquí, un borracho australiano por allá pero todo acababa funcionando, no sé muy bien cómo. Debe ser la mezcla de cansancio, la adaptación a nuevos ambientes propia del viajero incansable y las ganas de pasar un buen rato. Esa mezcla junto con los deliciosos desayunos con papaya para gringos y un buen café colombiano produce una explosión perfecta para querer quedarte más y más.

Durmiendo en el carnaval de Barranquilla

Esta es la gente que me encanta conocer; la que no se cansa de salir de fiesta y de dormir en el suelo, la que tiene mil historias que contar de aventuras latinoamericanas y toca música y te pregunta de qué país vienes viajando o cuál fue tu ruta, no a qué te dedicas. Eso marca bastante la diferencia. Te hace sentir en casa, te calma y te tranquiliza aún en ese caos de mantas y ropa interior colgada en la habitación del fondo, esa en la que todo se pierde pero se acaba encontrando.

Y, ¿quién está detrás de todo esto? Pues una familia abierta, diversa y relajada, al más puro estilo costeño. Unos padres alegres y abiertos, que reciben a cualquier persona que esté dispuesta a compartir su cultura de forma respetuosa y tres hijos de distintas épocas pero con un factor común: todos tienen su perfil en couchsurfing. Y ese factor es muy bonito. Todos alardean de a cuántos huéspedes han recibido cada uno y se pelean por afirmar quién trae a los mejores. Todos menos los gatos; una mami y dos bebés que contonean sus caderas y nos deleitan con sus maulliditos cada madrugada.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

La hija mayor, Nathalia, es la culpable de todo esto. Es la culpable de que, en su conjunto, hablen más de cinco idiomas por todas las personas que llegan a diario. Es la culpable de que sonrían a todo el que llegue con una mochila puesta a la casa. Es la culpable de que sean la familia más abierta y con menos prejuicios que he visto en este continente.

Amante de su tierra, de sus viajes repentinos y espontáneos, de su locura y de su curiosidad por otras culturas, Nathalia nos lo cuenta todo en su blog de viajes por América.

Nathalia

Estoy segura de que esta nueva casa les traerá muchas más buenas experiencias, alegrías y buenos momentos y deseo que sigan creciendo y sirviendo de base para muchos intercambios culturales más.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Allí se queda la Barranquilla que más brilla durante carnaval y que a tanta gente hace feliz. Seguro que ya están preparando el del año que viene. ¡No será porque no saben GOZÁRSELA!

 

1 Reply to “En Barranquilla me quedo: Carnaval 2016”

  1. […] de la hospitalidad colombiana a través de mi familia. Ella cuenta lo que vivimos todos en su blog de viajes la experiencia del carnaval de Barranquilla. ¿Quieres saber cómo […]

Los comentarios están cerrados.