Tatuaje de la mano de Whang Od, la tatuadora Kalinga de Filipinas

Tatuaje tribal Kalinga en Filipinas

—Whang Od está durmiendo la siesta un rato, ¿quieres un poco de café más mientras se despierta?

—Vale. ¡Cómo decir que no a un café así!

Lo saboreo con gusto y pienso que en pocos sitios me puede saber mejor que ahí, rodeada de montañas y gente auténtica. Alrededor de mí hay cerdos, niños medio desnudos corriendo de un lado a otro y tranquilidad, la tranquilidad de vivir en el ahora.