El Cajas, una escapadita desde Cuenca

El Cajas, naturaleza viva a una hora de Cuenca

Nos escapamos un ratito de Cuenca (Ecuador), de sus fiestas y sus calles empedradas. De sus lindas cafeterías, de su bonito río. No lo hacemos porque nos veamos obligados o porque nos abrume la ciudad, sino porque queremos visitar su parque nacional: el Cajas, un enclave natural envidiable y muy bien cuidado.

El bus tarda unos 40 minutos y decidimos hacer una de las rutas más largas. La altura se nota (4.000 metros en su punto más alto) y el frío también así que hay que irse bien preparado.

Cajas, Cuenca

Al subir unas escaleras podemos ver el paisaje antes de iniciar la caminata. Solo con estar aquí me conformo, me digo en voz baja. Solo con estar presente me conformo…

Cajas, cuenca

Las lagunas de varios colores se mezclan magistralmente con el pasto. A lo lejos se dejan ver algunas llamas pero se escapan raudas, recelosas ante nuestras atentas miradas.

Seguimos andando, la verdad es que cuesta un poquito sobre todo por el viento tan frío y por la altura pero disfruto del aire puro como una niña pequeña. Las plantas, ligeramente secas, bailan al ritmo de este viento bravo, fuerte y seco. El sol hace que las lagunas cambien de colores por segundos.

SAM_6256

Paramos un rato a descansar, a mirar el agua correr, a respirar. Cada lugar de este parque merece una buena foto, es un parque que sabe posar, sin dudas.

Cajas

Ahí me quedo embobada, abstraída y conmovida con la belleza de la naturaleza. ¿Por qué no sales más de la ciudad? me pregunta el grillito interior y yo le contesto que la ciudad a veces me hace olvidar lo mucho que me gusta desconectar y conectar con la naturaleza.

Por eso, no ignores la voz del grillito, a veces tapada por el ruido y la contaminación del día a día y sal, sal de la ciudad. Nos enfrascamos tanto en la rutina que nos olvidamos de nuestras pasiones y de aprovechar el tiempo en la naturaleza, de allá de donde venimos.

Sal de la ciudad; respira, siente, conecta.

Ir a el Parque Nacional el Cajas

 

Info útil para llegar a el Parque Nacional el Cajas:

  • El autobús se coge en el terminal sur o más conocido como Feria Libre. Nosotros fuimos con la Cooperativa de transporte Occidental pero puedes coger cualquiera que vaya en dirección a Guayaquil y decirle al conductor que te deje en La Cruz. El viaje cuesta 2$. Para la vuelta espera en la carretera y para cualquiera que pase (aunque nosotros hicimos dedo porque era muy fácil y seguro).
  • El parque tiene varias entradas y rutas; nosotros hicimos una de nivel medio (ruta número 4, entrada por la cruz). Nos llevó unas 3 horas y media pero con tranquilidad y parando. De todas formas en la oficina de turismo de Cuenca os pueden informar sobre las diferentes rutas y ver cual te conviene.
  • Lleva bien de agua y comida, por la altura; y abrigo y gorro por el viento. El protector solar es imprescindible.

Parque Nacional el Cajas

 

¿Quieres leer más historias? - Would you like to read more stories?

2 Replies to “El Cajas, una escapadita desde Cuenca”

  1. Muy buena visita! Ya lo tenía marcado en el mapa, así que prontito andaremos por allí. Desde donde estamos ahora (Vilcabamba) visitamos el PN Podocarpus, de entrada gratis, y nos encantó! En el Cajas también es gratuita la entrada?
    Saludos!

    1. ¡Hola, Mariano!

      Qué bien que estáis visitando la zona =) La entrada es gratuita y muy recomendable. Es un lugar muy bonito para desconectar y conectarte con la naturaleza, eso sí, como ya mencioné ten en cuenta la altura y lleva ropa abrigada y crema solar (nunca se sabe).

      ¡Un saludo y disfrutad!

Los comentarios están cerrados.