Ir o no ir, esa es la cuestión

Esta es la historia de cuando fui a Sabang, tierra de mar infinito, cascadas y aventuras inesperadas. En realidad no sabía si ir o no porque ya me advirtieron que era un sitio muy turístico obviamente porque allí se encuentra el lago subterráneo más largo del mundo. Suele suceder cuando viajo que mis ganas de evitar el gentío turístico y las de estar en un sitio inigualable entran en conflicto.

Por qué duele tener amigos tan lejos

Viajas, haces amigos, conexiones de por vida, momentos inolvidables, experiencias únicas. Os decís: ya te visitaré en tu país o podríamos hacer este o tal viaje algún día… Habláis sobre proyectos en común y sobre lo que haréis cuando volváis a casa.

Os visitáis. Yo siempre aviso con anterioridad: “no lo digas muy alto porque yo soy de las que me presento”. Y me acabo presentando.