Palomino, ahí donde se unen el mar el y río

Costa de Colombia

Palomino, qué bello nombre. Me recuerda a días de baño, del río al mar. Del mar al río. Y repetimos.

Unos días de relax antes de entrar al Parque Tayrona, que aseguran es uno de los mejores lugares de Colombia. Sin embargo, no me di cuenta hasta que me fui de Palomino de que ya estaba en ese lugar, no necesitaba irme a ningún otro sitio del mundo.

Palmeras, mar y buen ambiente. Un río que te baña y te quita lo salado del mar. Un mar que te vuelve a llenar de sal. Encontrar el equilibrio en ese instante, en ese preciso instante. Desembocaduras, corrientes, cauces.

Mi querida Venezuela: viajar a un país que sufre

Seguridad para viajar a Venezuela

He tenido la oportunidad de viajar a Venezuela dos veces; una en el 2011 y la última en 2016. Mis lazos con el país sudamericano son muy fuertes y tengo mucha gente querida que es de allí o que sigue viviendo en Venezuela. Sin duda es uno de los países que más huella han dejado en mí. Tanto es así que mucha gente me dice que tengo acento de Latinoamérica, me pregunto por qué…

Alrededor de Medellín: la tierra de los paisas

Si bien Medellín merece que recorras sus calles y te empapes de su vida cultural durante unos días, sus alrededores no se quedan atrás. A lo largo y ancho de Colombia, los habitantes de estas tierras; conocidos como paisas, tienen la fama de ser los más amables y serviciales del país. Sinceramente, a mí me parece que es así en toda Colombia pero sí es verdad que en los pueblitos de alrededor de Medellín, la vida va a otro ritmo.

Trujillo y Máncora: el norte de Perú

Trujillo nos enamora, con sus patios coloniales y su pasado preincaico. Las ruinas de civilizaciones anteriores a la inca nos descubren otra cara de la historia; esa que a veces es tapada por ese último imperio. Sus ventanas enrejadas de un pulcro blanco me recuerdan ligeramente al sur de España. La arquitectura de esta ciudad me tranquiliza pues me es cercana.

Andando descalza: lo conseguido hasta ahora

¡Buenas! vengo con muy buenas noticias y todo gracias a la aportación de los que decidieron apostar por mi proyecto “Un libro, una sonrisa”. El primer proyecto al que apoyamos, “Arte y Alma”, tiene como fin llevar arte a los niños de las zonas más desfavorecidas de Lima. Todo empezó con una reunión de unos cuantos muchachos pero pronto se corrió la voz y el proyecto fue haciéndose más y más grande. ¡Tanto que ayer, 5 de diciembre, expusieron su propio documental! Puedes encontrar toda la info aquí: https://www.facebook.com/ArteyAlma.pe. Estoy muy orgullosa de haber participado y de ver cómo ha crecido este bello grupo de personas entusiastas y amantes del arte.

Cusco con “s”

Dejamos Ollantaytambo atrás, lugar inca por excelencia; para ir a Cusco, otra meca inca en la que la fusión de culturas se hace latente en la arquitectura. Por el camino descubrimos cruces acompañadas con vaquitas de cerámica en los hermosos tejados, que representan la dualidad andina, herencia de ese mismo pasado inca.