Irlanda: ese destino soñado (post con cuento real)

Irlanda destino soñado

Érase una vez una niña a la que su padre le escondió un tesoro en el campo, entre las piedras de un muro hecho a mano con pizarra. La niña recibió un mapa y tuvo que buscar el tesoro perdido.

Anduvieron y anduvieron hasta que llegaron a la X de aquel mapa misterioso.

La niña acabó encontrando el tesoro bajo el duro e intenso sol del verano extremeño pero a día de hoy no recuerda qué había dentro porque fue tan lindo el camino y la aventura que no importaba el destino ni lo que se encontrara allí.

 

Alba Luna viajes Irlanda

 

Ese tesoro que a día de hoy guarda con cariño se acabó materializando en esa vena creativa que le permitió crear sin barreras. Esa creatividad en la que le envolvió su padre y que es uno de los tesoros más valiosos que hoy día guarda la niña (porque sigue siendo niña en muchos aspectos y no se avergüenza de ello).

Mi padre: el que me enseñó a crear

Mi padre: el que enseñó a crear sin límites.

Mi padre es el culpable de mi creatividad. Mi padre, con quien construí castillos en la tierra y en el aire, con quien desenterré tesoros escondidos en algún lugar de la dehesa extremeña.

Quien nos conozca a ambos sabe que nos parecemos demasiado, tanto que me asusto a veces. No solo físicamente sino en la personalidad: testarudos, bromistas, sentimentales y con quien compartir una buena conversación del todo y de la nada, desvariando para no variar.

Alba Luna viajera

Resulta que al creador de mil juegos de infancia de Alba Luna le encanta Irlanda. Siempre le gustó, pasión enfermiza diría yo; la música celta, toda la fantasía y mitos que envuelve su naturaleza…  pero no tuvo oportunidad de ir. Hasta ahora.

Y resulta que Irlanda fue el primer destino al que viajé sola con 18 añitos para soltarme con el inglés (y ahora soy profe). ¿Quién le diría a esa niña llena de miedos a quien le encantaba el idioma pero se bloqueaba cada vez que tenía que hablar en grupo que acabaría enseñando a otros? (La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida…)

3 semanas viajando por Irlanda

Este año, en 2018, por fin haremos ese viaje juntos, 12 años después de mi primer viaje a Irlanda. Las piezas del rompecabezas encajaron no sin haber jugado algún que otro susto por el camino.

Este año su viaje soñado se verá cumplido: 3 semanas de este a sur, de sur a oeste, quizás norte y entremedias ni sabemos, dejaremos que nos lleve el coche… Que nos guíe por castillos, carreteras olvidadas y verde, mucho verde.

Tengo ganas de redescubrir Irlanda a través de sus ojos llenos de ilusión y misterio irlandés envuelto de Leprechauns y música celta.

No hay muchos planes, solo nos dejaremos llevar aunque quizás de manera inconsciente estemos buscando un nuevo tesoro juntos pero esta vez, sin hoja de ruta.

Slán leat!

(Salud contigo en irlandés)

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.