Filandia, el pueblo más lindo del Quindío

Filandia: la reina de El Eje Cafetero

Seguimos en el eje cafetero, ese triángulo en el que no sabes muy bien si volverte loca oliendo café o quedarte por siempre en sus pueblitos de encanto. Desde Armenia, que era nuestro punto estratégico-base para conocer la zona, nos fuimos a Filandia. Nuestro anfitrión de couchsurfing, un cielo de persona, nos dijo que era mucho menos turístico que Salento y por ende tenía más encanto.

La verdad es que tenía mucha razón y nos dejamos cautivar muy rápido por este pueblo cafetero. Los colores de los marcos de las puertas se mezclan con los de las ventanas, creando una obra de arte callejera.

Filandia café

Los paisanos son muy tranquilos, toman su café a todas horas sin quizás darse cuenta (o sí) de que su pueblo es de admirar.

Declaran orgullosamente que éste es el pueblo más lindo del Quindío, hogar del mejor café de Colombia (y me atrevo a decir del mundo). Lo declaran sin estadísticas ni números, a ellos bien les sirve un letrero en la plaza principal que se lo recuerde todos los días, entre café y café por supuesto.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Pasear por sus calles es sentir la tranquilidad de esos colores que hacen que te adentres en un mundo paralelo. Es tan lindo que, ¡hasta hay terneritos que montan en moto!

SAMSUNG CAMERA PICTURES

El traje típico de los campesinos de la zona es discreto pero elegante; consta de un sombrerito, camisa blanca, pantalón oscuro y un trapo al hombro.

En nuestra incansable lucha por encontrar el mejor pan de bono del país, nos fuimos a una de las cafeterías de la calle principal para degustarlo. Con un café de la zona, ¡por supuesto!

La verdad es que no nos dejó con mal sabor de boca pero solo por si acaso, seguimos probando el pan de bono allá donde íbamos (por si se acababa o algo). Si no lo habéis probado, estáis tardando. El pan de bono es un pan pequeño y redondito que tiene el equilibrio perfecto entre queso, yuca y harina. Es blandiiito y esponjoso. ¡Perfecto para cualquier hora del día!

Paseando por las calles de Filandia me pregunto si sus paisanos tienen razón y decido que por un día y para mí, Filandia sí puede ser el pueblito más lindo del Quindío. Probablemente mañana conozca otro con más encanto, con menos, o con su punto, su toque, su no sé qué. Algo que le haga distinto y especial. Eso es precisamente lo bonito de recorrer los pueblitos de cualquier país, cada uno tiene su particularidad.

calle recuerdo filandia

Los pueblitos son sin duda algo que he disfrutado mucho en mi paso por Colombia; su gente amable, su comida típica, las conversaciones con gente extraña que acaba siendo no tan extraña y su naturaleza única. La singularidad de cada región, de cada etnia, de cada idioma. Todo lo disfruto una y otra vez.

Me siento en las plazas y escucho el acento lugareño, para remarcar las diferencias y particularidades. Me siento y observo a los niños ir al colegio, los trabajadores, los vendedores, las flores, las fuentes, los balcones y los colores. Observo la magia de cada lugar.

casa Filandia

Iglesia Filandia

Observo su belleza y la dejo ir. Me voy y la dejo ahí, para que venga más belleza al día siguiente, en la próxima ciudad, en el próximo país, en la siguiente experiencia.

Lo dejo estar, dejo que fluya.

———————

Para descubrir más pueblitos con encanto en Colombia hay un blog en particular que no puedes perderte. Toya Viudes de Colombia de una es una murciana que cuenta con mucho cariño cada rincón nuevo que visita de este bello país.

Y si quieres probar el pan de bono pero no puedes ir hasta Colombia, ¡prueba a hacerlo en casa! Valen, de Puentes en el aire y yo los hicimos, ¡y nos quedaron muy bien!

Receta de pan de bono

¡Ay Colombia, cómo te extraño!

vistas Filandia

6 Replies to “Filandia, el pueblo más lindo del Quindío”

  1. En algún punto me he perdido… esas casas que parecen de una ciudad colonial americana, ¿dices que están en Armenia en un pueblo con un nombre que parece de un país nórdico en el que los carteles están en castellano? Menos mal que un poco más adelante me he dado cuenta de que esas terneritas parece que viven en Colombia, pero tengo tal jaleo que igual hay algo que se me ha escapado jejejeje.
    Un abrazo

    1. Ja ja ja Bueno, sí están en América pero no en EE.UU. =) Es una mezcla bien bonita. Les pregunté a los lugareños y dicen que hay muchos lugares por la zona con nombres de otros países (o parecidos). ¡Ay, qué bonita que es Colombia!

  2. Tres amigas con las que salgo a menudo son colombianas y siempre me hablan de cosas de su país y la verdad es que me apetecería mucho ir con ellas a visitarlo. Nunca había oído hablar de Filandia (casi me cuesta escribirlo sin la n), seguro que ellas si. Tengo que preguntarles porque la verdad es que es muy bonito.
    Un abrazo
    Carmen

    1. Pues Carmen, ¡hay que solucionarlo! Colombia es muy diversa, muy bonita y tiene unos paisajes espectaculares. El mayor peligro es que te quieras quedar. Si te atreves, dime si necesitas algo =) ¡Un saludo!

  3. Al ver el título del post he creído leer “Finlandia” y al comenzar a leerlo me he quedado de piedra al ver que no ibas a hablar de ningún país nórdico, sino todo lo contrario.
    Me han encantado esas casas pintadas y todos esos encantadores detalles que le dotan de personalidad.
    Tendré que probar a hacer la receta del pan de bono, me ha picado la curiosidad.
    Un saludo.

    1. Tienen unos nombres muy particulares por esta zona del eje cafetero, la verdad. No sé si se equivocaron al escribirlo o querían ser diferentes. El caso es que el pueblo es idílico y da gusto pasear por sus callecitas. El pan de bono está muy bueno, ¡tienes que probarlo!

      ¡Un saludo, Mar!

Los comentarios están cerrados.