Mis rincones de Sudamérica

Sudamérica: ese bello subcontinente

Vuelvo de un gran viaje y miles de imágenes se entrecruzan, las experiencias se mezclan y es difícil resumir, concentrar, abreviar. Si hay algo que me ha encantado de este viaje de seis meses por Sudamérica ha sido sin duda el contacto con la naturaleza. Por una parte la mayoría de las ciudades de Sudamérica están vivas y suelen ser muy alegres, aportándote tradiciones y formas de vivir pero los parajes naturales son tan puros y grandiosos que es difícil no citarlos como lugar favorito.

Perderse en la selva, escalar una montaña de más de 4.000 metros o sobrevolar uno de los lugares más antiguos del planeta son experiencias que me marcaron y me hacen apreciar más la hermosa naturaleza que tenemos en este planeta.

No es que sea fácil escoger, nunca lo es pero a modo de pequeña guía para los que quieran visitar el norte de este bello continente, aquí os dejo con los lugares que a mí, me quitaron el aliento:

El Salto Ángel y Canaima, Venezuela

Canaima, Venezuela Sudamérica

¿Te has sentido alguna vez tan, tan, tan pequeñita que te abruma lo que ves a tu alrededor? Eso me pasó en Canaima, donde me sorprendí ante la inmensidad de los tepuyes, las estructuras emergidas más antiguas del planeta.

Situado en plena selva venezolana y de difícil acceso, tanto el Salto como el parque Canaima han servido de escenario para las películas Up (sí, las Cataratas Paraíso existen y tienen nombre) y Point Break. Sobrevolar la zona es impresionante y sin duda una de las mejores experiencias del viaje.

Canaima Venezuela South America

 

San Andrés, Colombia

San Andrés

¿Una isla donde se habla creole, sus habitantes bailan al son del reggae y uno de sus platos típicos es el arroz con coco? ¡Me quedo! Aguas cristalinas, tranquilidad y más tranquilidad en esta isla que por un tiempo le dio igual tanto a Nicaragua como a Colombia. ¡Ah, y que no te digan que San Andrés es un destino caro!

 Huarás, Perú

Huarás montañas

Algo especial me conectó a esa tierra árida y a la vez acogedora en la que las montañas son su eterno acompañante. Quizás fue el San Pedro, quizás la amabilidad de su pueblo o una perfecta combinación de las dos. Tierra de tradiciones vivas, de cumbres nevadas y de caminatas que te quitan la respiración (no, en serio, es por la altura).

 El Cajas, Cuenca

Cajas Parque

Un respiro de la ciudad de Cuenca, que aunque preciosa y tranquila, estaba en fiestas esos días. Un paseo por el Parque Nacional El Cajas es respirar vida y tranquilidad. Un sitio donde las lagunas de varios colores se mezclan magistralmente con el pasto.

 Morrocoy, Venezuela

Morrocoy

Me da mucha tristeza que paisajes tan bellos como este no sean tan conocidos por los turistas por la inseguridad de Venezuela (yo os sigo recomendando ir pero con alguien de allí). Lugares preciosos le sobran a este país lleno de riqueza humana y paisajística. Si no me crees, sigue a Valentina Quintero, una escritora y exploradora venezolana tan arraigada a su país que no se cansa de descubrir todos sus rincones (y que, por cierto, me concedió una entrevista en su programa de radio por el artículo que escribí sobre Venezuela).

 Valle de Cocora, Colombia

Cocora Colombia

¿Te imaginas estar en un lugar donde lo que tus ojos ven no caben en una foto? Este paisaje casi marciano te permite ver miles de palmas de cera bailar al son del viento. Una ruta de tres horas muy tranquila y especial; con puentes, ríos y vaquitas.

 Baños, Ecuador

Pailon

Baños es un pueblito que te da paz solo al entrar, te da energía, buena vibra. Un lugar donde relajarte con la naturaleza y con sus baños termales (muy asequibles, por cierto). La mejor opción es hacer una ruta en bicicleta y conocer las cascadas más famosas de la zona, acabando en el gran Pailón del Diablo, una caída de agua con una fuerza tan inmensa que hasta da miedo.

 Guatapé, Colombia

Guatapé, Colombia

Un pueblo conocido por sus zócalos, cada cual más original, y sobre todo por el peñón de Guatapé, una piedrita de “tan solo” 22 millones de m³. Desde arriba las vistas del pantano inundando magistralmente cada rincón, te dejan sin palabras.

Guatapé peñon

  Cusco, Perú

Cusco

Cusco, una meca inca en la que la fusión de culturas se hace latente en la arquitectura, en la gente, en sus callecitas. ¿Que por qué Cusco con “ese”? Pues porque viene del quechua Qosqo, que significa ombligo ya que los incas consideraban a la ciudad el centro del mundo.

 Cartagena, Colombia

Plaza Cartagena Colombia

Cartagena te quita y te da, como toda Sudamérica. Puedes encontrar las comodidades más cómodas dentro de la muralla; casas coloridas, mucho ambiente y seguridad pero ver mucha miseria fuera de ella. Dentro las calles te dan seguridad, cada color te alegra y los paisanos son muy amables contigo. Todo es extrañamente perfecto. Fuera, reina el caos propio de cualquier ciudad medianamente grande de Sudamérica. Hay una diferencia brutal entre las dos realidades, tal y como nos pasó en Lima y resume con creces el choque abismal que sufre el pueblo latinoamericano.

Y si no, que os lo expliquen mejor los chicos de Un poco de Sur, que aunque no tuvieron tan buena suerte con la ciudad, pueden darte otro punto de vista de la realidad de la zona, no las típicas opiniones que te venden de Cartagena como la propia Disneyland, como ellos la llaman.

Así es Sudamérica y me atrevería a generalizar, Latinoamérica. Para entenderla tienes que sumergirte en su mezcolanza de razas, idiomas, desigualdades sociales e injusticias. Hasta esa naturaleza bella es testigo de las injusticias cometidas pero ella sigue sonriendo porque si algo no le pueden quitar a Latinoamérica es su sonrisa eterna.

Como bien dice Calle 13:

“Tú no puedes comprar al viento, tú no puedes comprar el sol, tú no puedes comprar la lluvia, tú no puedes comprar el calor, tú no puedes comprar las nubes, tú no puedes comprar los colores, tú no puedes comprar mi alegría, tú no puedes comprar mis dolores”.

Dale al play, bien alto, bien adentro, escúchalo hasta el final y entenderás, en parte, la complejidad de este bello continente.

¿Quieres leer más historias? - Would you like to read more stories?

4 Replies to “Mis rincones de Sudamérica”

  1. Qué pasada de lugares, ¿te he dicho la súper envidia que me da tu viaje? Creo que alguna vez 😉 me quedo con Cartagena pero mas que nada porque espero pisarla próximamente y ya sueño con ella. Un besazo

    1. Sudamérica enamora, ya te darás cuenta en Colombia, ya =) Cartagena es preciosa. Sueña hasta que estés allí, ¡que es gratis! Un besoooo

  2. Madre mía no sabría cual escoger! Estaráalguno de esos rinconcitos en los posibles destinos de verano??? Buen compendio!!!! Menudo viajazo os pegasteis!

    1. Yo tampoco, ¡yo me iría a todos, otra vez! Como destinos de verano todos me parecen muy buena opción, solo depende de los gustos del viajero =)

Los comentarios están cerrados.