Tatuaje de la mano de Whang Od, la tatuadora Kalinga de Filipinas

Tatuaje tribal Kalinga en Filipinas

—Whang Od está durmiendo la siesta un rato, ¿quieres un poco de café más mientras se despierta?

—Vale. ¡Cómo decir que no a un café así!

Lo saboreo con gusto y pienso que en pocos sitios me puede saber mejor que ahí, rodeada de montañas y gente auténtica. Alrededor de mí hay cerdos, niños medio desnudos corriendo de un lado a otro y tranquilidad, la tranquilidad de vivir en el ahora.

El budismo al cero, más que una filosofía

Viajes por Asia a través del budismo

Vivir en un templo budista me presenta retos diarios. Algunos de ellos ya estaban presentes, otros son nuevos pero la base sigue siendo la misma: estoy creciendo a base de tener conversaciones con mi ego y aceptar todo lo que viene en el proceso. En mi segunda semana decidí empezar de cero, rapándome el pelo. Desconectar para conectarme y seguir creciendo.