Palomino, ahí donde se unen el mar el y río

Costa de Colombia

Palomino

Palomino, qué bello nombre.

Me recuerda a días de baño, del río al mar. Del mar al río. Y repetimos.

Unos días de relax antes de entrar al Parque Tayrona, que aseguran es uno de los mejores lugares de Colombia. Sin embargo, no me di cuenta hasta que me fui de Palomino de que ya estaba en ese lugar, no necesitaba irme a ningún otro sitio del mundo.

Palmeras, mar y buen ambiente. Un río que te baña y te quita lo salado del mar. Un mar que te vuelve a llenar de sal. Encontrar el equilibrio en ese instante, en ese preciso instante. Desembocaduras, corrientes, cauces.

Guajira colombiana

El mar Caribe no es siempre cristalino

viajar a la costa colombiana

Qué ansia tan relajada la del viajero que quiere seguir explorando, dejando detrás destinos en esa mochila imaginaria que no necesitas cargar y abriendo nuevos capítulos y aventuras. Qué felicidad la de vivir paso a paso, segundo a segundo; con la inocencia propia de la infancia, con la curiosidad propia del ser humano.

Respirar, sentir el agua que corre, que fluye, como la vida. Saltar al vacío pero sin la necesidad de nadar por aguas profundas. Ese agua clarita que viene directamente de la Sierra Nevada, enclave natural estratégico que sabe muy bien lo que hace, pues viene de la selva para acabar felizmente en el mar.

playa Caribe Colombia

Aquí no es necesario responder a la típica pregunta de si prefieres el mar o la montaña; lo puedes tener todo. Las únicas preguntas que probablemente tendrás que responder son: “¿De dónde vienes?” y “¿Adónde vas?”. Esas preguntas que al principio de cada viaje respondes con una sonrisa en la cara, con el entusiasmo característico que envuelve las ganas de saber del otro, pero que al final acabas aborreciendo y contestas de forma automática y con hastío.

Pero en Palomino nada de eso importa. Tienes al mar como aliado y al río como fiel consejero para responder esas preguntas que te inquietan, eso que arrastras y que nunca acabas por resolver. Todo lo que habías cargado en tu mochila viajera en esos seis meses de viaje por Sudamérica acaba por desaparecer, por disiparse en este pueblo de la Guajira colombiana.

Santa Marta y Palomino

Contrariamente a lo que pensamos, el mar Caribe no siempre es cristalino y calmado. Puede estar embravecido y revuelto y ser de un color azul oscuro como el de esta parte de la costa colombiana que tiene tanto por ofrecer. En el río están tan tranquilos esos recuerdos, memorias, experiencias que se dejan llevar por la corriente, guiados por las circunstancias y la atmósfera del lugar. Sin embargo, una vez llegan al mar se revuelven de nuevo; como queriendo quedarse contigo, como queriéndose colar en ti por siempre.

¿Qué ver y hacer en Palomino?

¿Que qué hay que ver y hacer en Palomino? Lo bueno de este lindo pueblo de la costa de Colombia es que te ofrece la oportunidad de no preocuparte por qué hacer y te invita a dejarte llevar; el río y el mar se encargan del resto. Si no te gusta el río por su tranquilidad pues te vas al mar con sus olas gigantescas que todo lo golpean. Si el mar no acaba por convencerte pues vuelves a la quietud del río Palomino. Así de simple, así de sencillo.

Allí entre marea y corriente, se encuentran tus pensamientos más profundos, te aguardan tus recuerdos más intensos. Quizás llegues a preguntarte: ¿Estoy donde tenía que estar o me he dejado llevar por la corriente del río Palomino hasta llegar a este mar Caribe que todo lo cura? ¿De verdad he cambiado tanto en estos seis meses?

Solo sé que esas piedras que vienen del río y llegan al mar, siguen en mis manos.

viajar a Palomino

La costa colombiana

Cómo llegar a Palomino

Palomino, situado a unos 70 kilómetros de Santa Marta, es una muy buena opción para relajarse unos días después de conocer Santa Marta o Taganga y antes de visitar el Parque Nacional Tayrona. Nosotros llegamos por inercia, por casualidad incluso. En esos buses destartalados y ruidosos que tanto me gustan, en uno de esos que iban en dirección a Riohacha.

Nuestra idea en un principio era ir al Tayrona, nos habían dicho que se podría entrar al parque como estudiante, lo intentamos sin suerte pues para entrar con descuento al Parque Nacional Tayrona debes ser menor de 26 años. Con nuestro gozo en un pozo, nos vamos al siguiente pueblo en la ruta de la Guajira: Palomino (aunque volveríamos días después para intentarlo de nuevo).

Y nos sorprendió para bien ese pueblo de la Guajira que no estaba trazado en el camino del viajero pero que, por unas cosas u otras, se nos coló en la hoja de ruta. Para otro día dejo la aventura de entrar al Parque Tayrona…

Mientras; más Colombia por descubrir, más Colombia linda por explorar:

Los alrededores de Medellín: la tierra de los paisas

San Andrés: un paraíso caribeño (más Mar Caribe pero cristalino)

Filandia, la princesa de el Eje Cafetero

El Carnaval de Barranquilla, una experiencia internacional

Santa Marta, Colombia

río y mar en Palomino

6 comentarios

  1. Un destino y un relato precioso, un lugar donde aúna el mar y la montaña. Colombia me está gustando! Saludos

    1. ¡Hola, Belén!

      Gracias por tu comentario. Sí, la verdad es que Colombia tiene mucho por ofrecer; lo tiene todo. A mí me encanto y espero volver porque me quedan muchos más sitios por ver =)

      Un saludo

  2. Qué ganas tengo de ir a Colombia, ya te he leído en otro post, y me estás poniendo unas ganas increíbles ir y descubrirla en uno de esos autobuses destartalados para vivirla como uno más. Subiendo posiciones Colombia!!
    Un abrazo
    Carmen

    1. ¡Hola, Carmen!

      Es que Colombia lo tiene todo; selva, mar, montaña y paisajes espectaculares. De verdad espero que algún día puedas ir y disfrutar la bella Colombia 🙂

      Un saludo y gracias por tu comentario.

  3. Bonito relato, me gusta ver otro Caribe no tan cristalino pero igual de bonito. Con ganas de seguir leyendo sobre Colombia así que me quedo por aquí 😉
    Un abrazo!!!

    1. ¡Buenas, Maru!

      Gracias por tu comentario. Seguiré y seguiré hablando sobre Colombia, eso es seguro =) Espero que algún día puedas visitarla y comprobar que es un país bellísimo.

      Besoooos

Los comentarios están cerrados.