Voluntariado por Marruecos: ayudando en el país vecino

Solidaridad voluntariado de Marruecos

Aunque hoy nos centraremos en varias experiencias de voluntariado en Marruecos, anteriormente hemos hablado sobre voluntariado en mis viajes y oportunidades de voluntariado internacional en español y en otros idiomas (inglés, francés…):

Voluntariado internacional

En artículos anteriores hemos hablado sobre mis experiencias haciendo voluntariado en mis viajes; desde enseñar español en un campamento de verano en República Checa a trabajar en una granja de café en la selva peruana.

También compartimos las distintas experiencias de voluntarios por el mundo: desde Ecuador a Ceuta, oportunidades de voluntariado internacional en español para las que no es necesario hablar inglés.

cómo hacer voluntariado en tus viajes

Por último, varios compañeros se animaron a contarnos sus experiencias de voluntariado internacional en inglés o en el idioma propio del país, centrándose en el voluntariado europeo (SVE).

Hoy os traigo distintas oportunidades de voluntariado en Marruecos, ese país vecino que está más cerca de lo que pensamos. Creo que en general posponemos ese viaje a Marruecos porque está tan cerca que no lo valoramos lo suficiente (por lo menos es lo que me pasó a mí).

Sin embargo, Marruecos nos proporciona ese toque exótico o distinto de lo que estamos acostumbrados. Callejuelas laberínticas llenas de gente, mercados callejeros, té por todas partes…

Os invito a hacer un circuito por Marruecos; desde la costa con Essaouira, pasando por el desierto de Errachidia y hasta un pueblo del Atlas, un viaje por Marruecos a través de distintas experiencias de voluntariado.

Voluntariado en Marruecos

Isa de Rumbo a Nigeria – Voluntariado en Essaouira

He colaborado con diferentes colectivos y en diversos espacios. Cuando Alba me pidió que le hablara sobre alguna de mis experiencias de voluntariado, pensé que lo más sencillo sería contar la última.

El pasado mes de agosto estuve en Marruecos, en Essaouira más concretamente, durante 15 días con un programa de voluntariado que tenía como objetivo principal rehabilitar una escuela. Gestioné mi participación a través de una asociación que se llama Acción Balear (Palma de Mallorca).

La escuela, situada en una pequeña bocacalle de la laberíntica medina de Essaouira, necesitaba un lavado de imagen. Al centro, con muy pocos recursos económicos, acuden niños y niñas de familias muy humildes. Formamos un grupo de casi 20 voluntarios, la mayoría españoles pero también algunos marroquís, liderado por dos magníficos coordinadores (Youssef e Smail) que consiguieron crear un ambiente excepcional. Por las mañanas solíamos hacer grupos de trabajo para repartir la tarea.

voluntariado internacional Marruecos Essaouira

Nos centramos, principalmente, en lijar (puertas, ventanas y paredes), pintar (ventanas y paredes), recoger residuos generados por la propia obra y hacer dibujos en las paredes.

Aunque fuimos en periodo de vacaciones, tuvimos la oportunidad de coincidir con algunos de los alumnos/as del centro y organizar una tarde de juegos con ellos/as. Dormíamos en las aulas que hacían las veces de habitaciones y organizábamos grupos de cocina para preparar la comida, fregar platos y hacer la compra.

Una experiencia totalmente recomendable.

Julia de Camino Salvaje – Voluntariado en Atlas

Estando en la universidad había ido de viaje a Marruecos. Me enamoró, me atraía, me llamaba. Cuando decidí hacer un voluntariado no dudé en hacerlo en el país vecino que me había robado el corazón.

Encontré una ONG local que trabajaba en un pueblo del Atlas. Allí daba clases de francés en la escuela del pueblo y participaba en el comedor para todos los niños de los distintos programas de la organización.

Aunque la ONG fue un desastre y sufrimos muchos problemas (el mayor de ellos no tener suficiente comida para los niños en el comedor), la vida diaria con los pequeños, el contacto con las familias, el ser parte de una realidad que no había experimentado nunca, todo eso, fue una de las vivencias más enriquecedoras de mi vida.

Voluntariado solidario en Marruecos

A día de hoy es una de las experiencias que más me ha marcado y enseñado, sobre todo a ponerme en la piel del otro.

Miriam Gómez de Over the white moon – Voluntariado en Errachidia

Todo cambio siempre empieza con un clic o, mejor dicho, con un crack porque suele ser el momento en el que algo se rompe para dar paso a otra cosa nueva.

En mi caso, ese crack sonó antes de emprender mi primer viaje solidario, el que me llevaría hasta el sur de Marruecos y, más concretamente, al desierto de Errachidia. Hasta allí fui a finales del 2014, para dar la bienvenida al 2015, de la mano de la Asociación Camino al Sur, con el fin de pintar algunos colegios de la zona e impartir varios talleres educativos a los niños de la zona.

Voluntariado en Marruecos ONG

Esa experiencia, que se me quedó corta por lo maravilloso de la misma, me llevaría a saltar a otros países. El primero de ellos, Nepal, donde pasaría dos semanas dando clases de inglés a niños de colegios de la zona rural de Jitpur Phedi. El segundo, Bulgaria, país en el que durante un año de Servicio de Voluntariado Europeo (SVE), formaría parte de dos proyectos distintos: uno de concienciación de jóvenes en materia de derechos humanos y otro dando clases de inglés a inmigrantes, en un centro de detención. Resultado de este último fue la iniciativa Dreams without borders que empecé entonces con la edición de un libro y que sigo desarrollando a día de hoy, tanto en España como en mis periplos por el mundo.

Y al final, lo que empezó siendo un viaje solidario, se convirtió en una forma de vida.

Si estás dudando irte o no de voluntariado a Marruecos, espero que las experiencias de estas grandes viajeras te hayan resuelto las dudas y te animen a lanzarte.

Si quieres hacer voluntariado en el extranjero pero no en Marruecos, te recomiendo que empieces por aquí:

Voluntariado europeo

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.