Voluntariado europeo

AIESEC voluntariado internacional

Voluntariado europeo: ayuda sin moverte de Europa

Después de haber inaugurado la sección de voluntariado y haber publicado el primer post: voluntariado en español con experiencias de viajeros por Ecuador y Ceuta (España) llega el momento de compartir historias de voluntariado europeo (en inglés); desde Polonia a Italia, dando un saltito a Rumanía y… ¡hasta Turquía! Tú eliges; voluntariado en ONG, con AIESEC, proyectos europeos o Servicio de Voluntariado Europeo (SVE o EVS en inglés).

¿Tienes miedo a salir al extranjero? ¿No sabes cómo ayudar o qué puedes aportar por el camino? ¿ONG, AIESEC, Voluntariado Europeo, Workaway…?

Échale un vistacillo a estas experiencias de grandes viajeros que seguro te darán algunas ideas y consejos para hacer la mochila e irte de voluntariado al extranjero ya mismo:

1.Voluntariado con AIESEC

Para mí AIESEC supuso un antes y un después en mi vida, tanto a nivel personal como profesional. Gracias a la organización de estudiantes más grande del mundo pude organizar congresos internacionales de liderazgo, gestionar intercambios culturales, emprender proyectos sociales y culturales, aprender mucho sobre otros países y viajar haciendo todo lo anterior a la vez.

Así que tenía que encontrar a alguien que hubiese vivido la experiencia y ahí es cuando apareció Nati, una argentina viajera que no concibe los viajes sin el intercambio cultural.

Turquía – Nati de Mi vida en una mochila

AIESEC voluntariado

En 2011 viajé a través de AIESEC a Turquía para hacer un voluntariado. Durante seis semanas formé parte del proyecto Meet my friend, que buscaba acercar otras culturas a las escuelas. Éramos treinta chicos de más de veinte países, organizados en grupos, que rotábamos de escuelas y, durante las clases de inglés, compartíamos historia, costumbres, datos curiosos, fotos y lo que cada uno quisiera, a fin de mostrar un pedacito de nuestra cultura a los alumnos.

Esa experiencia me enseñó que no solo uno aprende de otra cultura cuando viaja sino que, si uno se da la oportunidad de compartir, aprenden los otros de la propia.

Me encantaba ver las caras de los nenes cuando les decía que la extensión de Argentina, mi país, es la misma distancia que ellos tenían para llegar a Polonia, cuatro países de por medio desde donde estábamos; cuando les actuaba el uso del bidet; la vez que les hice probar dulce de leche; cuando les contaba que no bailamos tango cuando salimos a bailar o que nuestros yogures tienen sabor a fruta y se toman a la mañana. A veces eran de sorpresa o incredulidad, otras de vergüenza -el claro ejemplo del bidet- y otras de miedo y luego fascinación, en el caso del dulce de leche.

Turquía, por su parte, me dejó tres grandes recuerdos: lo rico de su comida, lo hermoso de sus paisajes y la generosidad de su gente. Turquía es un país hermoso en más de un aspecto.

2. Voluntariado con proyectos europeos

No había escuchado antes sobre los proyectos europeos, aunque sí sobre los programas de formación SALTO (algo parecido), así que este tipo de oportunidades tenía que estar en esta sección. Mejor os lo cuenta Rocío al detalle:

Polonia – Rocío de Soplalebeche

Mi primera vez haciendo voluntariado fue en Polonia, en tren desde Berlín… Y sí, es de esos momentos que no se olvidan aunque pasen los años. Mi primer proyecto europeo fue hace ya muchos años, y desde esa experiencia polaca he repetido y experimentado muchísimas veces esa sensación de aprender algo nuevo cada vez que volvía a casa.

voluntariado europeo

¿Proyectos Europeos? ¿Eso qué es? Se insiste mucho en la idea de que no son unas vacaciones, ni un curso de idiomas…. y quienes participan deben tener esa idea muy clara. Son proyectos normalmente organizados por jóvenes y para jóvenes. Suelen ser en Europa, pero se pueden hacer también en muchos países de fuera de la UE. Si están bien organizados, si participas y te involucras activamente, son una de las mejores experiencias posibles.

Solo tienes que encontrar un proyecto que te interese y una organización que los desarrolle, y la verdad es que son muchas las que trabajan con actividades para jóvenes. La dinámica es muy sencilla: compartir una o dos semanas con otros chicos y chicas de diferentes países trabajando una temática concreta; medio ambiente, reciclaje, participación juvenil, lucha contra el racismo y la xenofobia, LGTBI, trabajo con personas mayores, etc.

Las temáticas son infinitas, siempre vinculadas a la idea de conocer y respetar otras culturas, creencias, diferentes formas de vivir… Además conoces la cultura y realidad de país donde estás, y como normalmente se realizan en inglés, acabas utilizando este idioma para las actividades, pero también para salir a dar una vuelta o a tomarte algo después de las actividades.

Y siempre, siempre, vuelves a casa con la mente más abierta, valorando y siendo consciente de las diferentes realidades en que vivimos, con un montón de amigos, nuevas experiencias y buenos momentos compartidos. Y con ganas de sumarte a un nuevo proyecto, cuanto más lejos y más largo, mejor.

A lo largo de todos estos años, muchos de los participantes hemos reorientado estudios, trabajo o vida después de participar en este tipo de proyectos europeos. Por ejemplo, a mí me sirvieron para animarme a escribir, a buscar y contar historias, pero conozco gente que ha cambiado de profesión o ha descubierto una vocación nueva. Otros han conocido a su pareja gracias a ellos o decidido quedarse en vivir en el país donde han hecho su experiencia de voluntariado. Para mí son experiencias que marcan tu vida, oportunidades que merece la pena disfrutar.

3. Programa de Voluntariado Europeo: SVE

El programa de voluntariado europeo (Servicio de Voluntariado Europeo, SVE o en inglés EVS) ofrece una amplia gama de oportunidades de voluntariado; desde proyectos de integración cultural y social, a voluntariado ecológico, de aprendizaje de idiomas y organización de eventos.

Unas oportunidades al alcance de jóvenes que estén entre los 18 y 30 años y que ofrecen un programa no remunerado pero en el que los gastos de alojamiento están cubiertos (y se recibe un dinero simbólico al mes para comida y otros gastos). Hoy nos vamos a Italia y Rumanía, nos cuentan sus historias Maruxaina y Rafa y Malva:

Italia – Maruxaina de Maruxaina y su Mochila

voluntariado europeo internacional

Mi querida Alba Luna me pregunta por mi experiencia viajera haciendo un voluntariado. Y todo lo que puedo contar es bueno. Durante los meses que viví en Italia con los ragazzi aprendí muchísmo, de ellos, pero también de mí. Es una experiencia que recomiendo siempre y a todo el mundo.

Recuerdo la ilusión de Giulio al regalarle mis bolígrafos, a Andrea llegando al centro con cariña de sueño, las poesías de mi querido Luca, las risas en el jardín después de comer con Savina y Mónica, los enormes abrazos de Mario o los increíblemente azules ojos de Antonio. da igual que hayan pasado quince años.

Corregí muchas ideas preconcebidas sobre las personas dissabili, descubriendo que son mucho más capaces de lo que las etiquetas los diagnostican socialmente. Volví a casa con la mochila llena de cariño y de momentos que poder repetir el año pasado. Porque siempre que puedo vuelvo a visitarlos.

Rumanía – Rafa y Malva de Amor de Viaje

El voluntariado europeo (SVE) siempre supone una nueva dirección: nueva ciudad, nuevos amigos, nuevo idioma… y es una gran oportunidad para crecer a nivel personal, académico y profesional.

En una entrevista que hicimos los voluntarios que formábamos parte del proyecto, describimos nuestras experiencias de voluntariado en una palabra y estos fueron algunos de los resultados: Libertad, inspiración, tolerancia, amigos, diversión, aventura, aprendizaje… y creemos que resume la experiencia de voluntariado europeo al 100%.

No solo eso sino que este tipo de voluntariados te ayuda a romper los estereotipos que nos creamos sobre otras culturas. En el video os contamos los prejuicios que los voluntarios teníamos antes de llegar a Rumanía (en inglés) y por qué deberías hacer voluntario europeo.

¿Con ganas de más oportunidades y experiencias de voluntariado?

Pronto: experiencias e historias de voluntariado por África

Mientras tanto puedes inspirarte con:

Voluntariado

Voluntariado en español: oportunidades y experiencias

5 Replies to “Voluntariado europeo”

  1. ¡Muchas gracias por invitarme a participar!Me ha encantado y es una experiencia que sigo recomendando a todo el mundo.
    Un abrazo guapa!

  2. Genial post para los que quieran hacer voluntariado pero no puedan o no quieran irse muy lejos, todo lo que sea ayudar, aunque sea sin salir de casa, bienvenido sea. Se lo voy a pasar a una amiga que el otro día me preguntaba por esos temas, un abrazo

    1. ¡Gracias, Patri!

      Pues si tu amiga tiene alguna duda, aquí estoy. Seguiré publicando más sobre voluntariado =)

  3. Me parece una idea genial, todo lo que sea ayudar está muy bien.

Deja un comentario