El misterio chino

Misterios chinos: algunos estereotipos

Suelo o por lo menos intento no dejarme llevar por los estereotipos que la sociedad crea sobre otras culturas, países o incluso ciudades de España. Que si los catalanes son unos agarraos, que si los vascos son muy secos, que si no te puedes fiar de los andaluces, que si los madrileños somos unos chulos… Yo prefiero ir a los sitios, descubrir su esencia y desbancar esos estereotipos.

Aunque a veces puede que algunos rasgos se repitan en la gente o costumbres de un lugar, creo que generalizar nunca es bueno y es una trampa en la que caemos muy a menudo. Yo soy de las que lo comprueba por sí misma, yendo allí, hablando con la gente y compartiendo historias.

Sin embargo, hoy me gustaría hablar de los chinos, en particular. Todos sabemos que en torno a la comunidad china circulan varios bulos (en España por lo menos, ¿es igual en Latinoamérica?) y tópicos no muy positivos que digamos.

Los chinos y la cultura de la muerte

¿Quién no ha entrado o se ha visto en medio de la polémica conversación de: y a los chinos, dónde se les entierra?, “¿Tú has visto alguna vez en un cementerio una tumba china?” o “¡A saber si nos los comemos en sus restaurantes!”. Cada vez que oigo algo parecido me entran ganas de reír o de llorar, no sé. ¿Cómo podemos jugar con un tema tan delicado y que ni siquiera conocemos? Sé que la mayoría de las veces lo escucho a modo de broma pero lo peor es que he llegado a ver caras serias y que se lo creen de verdad…

Y yo digo:

1) ¿Alguien de verdad se ha puesto a buscar una tumba de un chino en algún cementerio?

2) La mayoría de los chinos que viven en España, como probablemente tú también harías si vivieses fuera de tu país, entierran a sus muertos en China.

3) También existe la opción de la incineración, muy común por cierto, sobre todo entre los budistas.

Pues bien, yo puedo dar fe de que los chinos sí tienen funerales, más que nada porque tuve la suerte oportunidad de ir no a uno, sino a dos entierros de taiwaneses en Manila. Uno no, dos seguidos (sí, has oído bien). Yo que nunca había ido a un funeral en toda mi vida (madera, madera) y allí de golpe y porrazo voy a dos seguidos.

La razón es que en el templo budista en el que viví las monásticas siempre estaban disponibles para cualquier cosa que la comunidad budista necesitara y ese día no teníamos nada planificado así que nos dijeron que si queríamos ir. Bueno, no, mejor dicho, nos dijeron que fuéramos, no teníamos otra opción.

Un funeral chino budista

Al llegar ya me dio miedito la presencia de ese edificio mastodóntico de color gris que imponía y que daba una imagen fría. Había una gran recepción y por lo que vi cuando miré para arriba, tenía muchas plantas, divididas a sus vez en capillas individuales.

A la entrada de cada habitación había un objeto hecho de papel (esta vez era un coche rojo), que dicen, les acompañará en su otra vida. Suelen ser objetos que se han querido en esta vida o sus favoritos. Después nos dimos cuenta al comparar ambas ceremonias que el tamaño de la figura de papel tenía mucho que ver con el dinero que el difunto o la familia tenía.

Entramos al primero. Casi todo en la sala es amarillo, color que implica el desprendimiento de los materiales mundanos. De las paredes cuelgan papelitos alargados a modo de pancartas con caracteres chinos. Hay bancos a los dos lados, como en una iglesia y al fondo se erige el altar con mucho colorido, donde de nuevo predomina el color amarillo.

Sé que no es agradable hablar de este tema pero me parece curioso y creo que no mucha gente puede tener acceso a una ceremonia así (o que siquiera estén interesados). Además el otro día escuché una frase muy sabia en el metro:

La muerte es natural, lo que no es natural es estar muerto en vida.

La ceremonia empieza, colocan algunos vídeos con recuerdos (momento incómodo) y las monjas dirigen las plegarias. Digamos que es una ceremonia budista corriente a diferencia del detalle, ínfimo (nótese la ironía) de que hay una foto enorme del difunto al fondo y un féretro, claro.

Chinos en ceremonia budista

Al igual que siempre era en chino y no recuerdo qué parte del Sutra leímos pero sÍ recuerdo que la familia iba vestida de blanco (no de negro como en Occidente) y estaban todos en la fila del centro y en una parte de la ceremonia solo ellos eran los que hacían las reverencias. El resto íbamos o bien con ropa de calle o con el Hǎi Qīng puesto.

ceremonia budista

Por cierto, las fotos no son de aquel día sino que las descargué de Internet aunque recuerdo con sorpresa que había varias personas haciendo fotos por todas partes. Yo me quedé a cuadros ¿Será algo socialmente aceptado en la comunidad china o en la filipina? La mayoría de los que estaban presentes eran chinos o taiwaneses viviendo en Filipinas por lo que ambas culturas podrían estar fusionadas en ese sentido.

Después hablándolo con un amigo chino me dijo que esa es una costumbre más bien filipina que no es de buena educación hacer fotos en un funeral (lo que yo pensaba o estoy acostumbrada).

Haciendo un inciso algo que también me sorprendió y que vi un par de veces en Filipinas son los funerales por la calle. Sí, sí. Un coche dirige la especie de desfile o procesión, que es donde va el féretro, acompañado normalmente de unos altavoces potentes para que todo el mundo se entere de quién se ha muerto o para colocar música melancólica propia para la ocasión y toda la familia va detrás, en sus respectivos coches. La caravana de coches va lenta, como si la lentitud de la marcha fuese directamente proporcional al dolor que sentía la familia, creando un ambiente de melancolía y pesar allá por donde pasaban.

Pero bueno, volvamos al tema. Después de una larga hora de cánticos (o eso creo recordar) nos volvemos a levantar y la gente se dirige al fondo. La familia nos espera con una bolsa llena de regalos. Sí, sí, regalos. Una bolsa grande para cada uno llena de chocolate, galletas, zumos… vamos ¡de todo! pero en cantidades industriales… Yo me quedé más blanca de lo que estaba. ¿Voy a un funeral y encima me dan comida para llevar?

Me pasó algo parecido en Rumanía donde (no me digáis cómo me meto en estos embolaos) acabé por accidente en un funeral. A la entrada había bizcocho, café y otras cositas y me amiga me dijo “¿quieres? ¡puedes coger algo!, no no –contesté yo, déjalo se me ha quitado el hambre.”

La cosa fue así: entramos por la parte derecha de una de las tantas iglesias ortodoxas que hay en Sibiu cuando de repente veo que hay mucha gente dentro y muy arreglada, ¡había entrado a una boda!

Estuvimos un rato viendo la ceremonia, fue muy interesante ya que es distinta a la católica (en Rumanía son ortodoxos). Como no queríamos molestar nos fuimos a la otra parte de la iglesia, sigilosamente, con tan buena suerte de que allí se estaba celebrando un funeral. Con las mismas vi un poquito la arquitectura, el suelo y salí por patas ¡Vaya día!

Así que, ya sabéis, ya podéis ir tranquilamente a comer al chino…

Majete Taiwán
Vendedor majete en Taiwán, que aunque no es China, se asemeja mucho.

Por cierto, justo ayer tropecé con una lista imprescindible de los mejores restaurantes chinos, chinos (de verdad) en Madrid. Yo os recomiendo el típico e inigualable subterráneo de la Plaza de España. Según lo leí no me resistí y ¡fui directa a repetir! ¡Muy barato, original (no guarradas inventadas y adaptadas al paladar español) y riquísimo!

吃好喝好 (chī hǎo hē hǎo) que significa literalmente “comed y bebed bien”.

COMIDA TAIWÁN

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.